Los corazones laten en el Cibao, MILES DE PERSONAS SE BENEFICIAN DE PROGRAMAS SOCIALES

  • Home
  • Publicaciones
  • Los corazones laten en el Cibao, MILES DE PERSONAS SE BENEFICIAN DE PROGRAMAS SOCIALES

Los corazones laten en el Cibao, MILES DE PERSONAS SE BENEFICIAN DE PROGRAMAS SOCIALES

| Wellington Díaz | [email protected] | Santiago. En esta ciudad de Santiago funcionan instituciones  especializadas en tratar las enfermedades cardíacas, que juegan un rol de mucha trascendencia en ayuda a los sectores humildes, que por sus limitaciones económicas no pueden costear los  tratamientos, como operaciones de corazón abierto, implantes de cateterismos y otros.

Corazones del Cibao es el principal centro especializado en cateterismo cardiaco, diagnóstico terapéutico y cirugía cardiovascular. Fue ideado en 1999 por un grupo de cardiólogos e internistas, para dar respuesta a la demanda de pacientes. Su misión es disminuir la mortalidad causada por enfermedades del corazón y mejorar la calidad de vida de la población.

Funciona como compañía privada dirigida por un consejo compuesto por su presidente, José Rafael López Luciano, Maribel Almonte, Juan Ramírez, Ignacio Guzmán y Fausto Warden.

El presidente de la institución, López Luciano dijo que el brazo social de Corazones del Cibao es la fundación, que se encarga de facilitar a menores y adultos de sectores de escasos recursos económicos, los tratamientos de cardiopatía y otros tratamientos que tienen altos costos difícil de asumir por esos sectores.

Juan Ramírez es el presidente de la Fundación Corazones del Cibao quien afirma que de cien niños y niñas nacidos vivos, al menos uno padece de anomalías congénitas, las cuales se producen cuando la criatura está en el vientre. Generalmente necesitan tratamiento con procedimientos quirúrgicos o por cateterismo.

“En los hospitales y clínicas nosotros vemos muchos niños con anomalías cardiacas congénitas. Por suerte, en Corazones del Cibao contamos un programa de asistencia y de soluciones a través de cateterismo, con apoyo de instituciones internacionales y Salud Pública”, dijo Ramírez.

Cada año, Corazones del Cibao atiende alrededor de 150 infantes. La meta es poder asistir a la totalidad de pacientes que nacen con problemas, que en promedio es de 400. Los servicios especializados se ofrecen en el Hospital Infantil Arturo Grullón y otros centros asistenciales de ciudades de la región del Cibao.

Próximamente, en el hospital infantil Arturo Grullón se va a construir una unidad de anomalías, porque, según Ramírez, para cubrir las necesidades de la región debe existir un programa hospitalario. La gran mayoría de los padres no tiene recursos para pagar 300 mil pesos por una cirugía y 250 mil, cuando es a través de cateterismo.

Para adultos, en Corazones del Cibao también existe un programa de asistencia, por medio del cual más de seis mil pacientes por cateterismo y mil por cirugías, han sido beneficiados.

Instituto del Corazón
El Instituto Regional del Corazón es una de las instituciones especializadas en tratar enfermedades cardíacas, que ha contribuido en mayor medida con los sectores de escasos recursos de Santiago y la región, en los tratamientos de las enfermedades cardiovasculares.

La institución la dirige el médico cardiólogo Antonio Echavarría y tiene sus oficinas en el Hospital José María Cabral y Báez, donde funcionaron sus instalaciones durante varios años y en la actualidad está en proceso de reubicación, para otro espacio.

HOSPITAL INFANTIL ARTURO GRULLÓN
En este centro de salud pública son atendidos cada mes 200 niños, niñas y adolescentes hasta los 22 años, que padecen enfermedades ligadas al corazón. Varias veces al año, el hospital infantil Doctor Arturo Grullon realiza jornadas quirúrgicas, en cooperación con entidades como Internacional Children´s Heart Foundation, Corazones del Cibao y el Club Rotario Santiago Monumental.

Todos esos infantes, un total de mil sesenta operados hasta el momento, son miembros de familias pobres que proceden de diferentes lugares como Mao, Santiago Rodríguez, Santo Domingo, Loma de Cabrera, Cotui, Puerto Plata, Dajabón, La Vega y San Francisco de Macorís.

El programa se extiende a nivel internacional. Las jornadas han incluido pacientes de países como Trinidad y Tobago, Haití, Uganda, Jamaica y Vietnam. Los niños que no son operados a tiempo probablemente vivan pocos años y enfermos todo el tiempo.